JUEGO Y JUGUETES

JUEGO Y JUGUETES

Nos acercamos a unas fechas mágicas, llenas de color y momentos especiales. Los niños las disfrutan plenamente y nos transmiten a los adultos toda su alegría e ilusión. Son maravillosos días para disfrutar en familia y cómo no, para jugar con nuestros hijos.

También son fechas de compras, en las que nos planteamos cuáles son los mejores regalos para los reyes de la casa.

Antes de abordar el tema de los juguetes, me gustaría resaltar un principio básico, que habréis escuchado con total seguridad, pero no por ello tiene menos importancia:

El mejor juguete para nuestros hijos somos nosotros, nuestro tiempo y jugar y disfrutar con ellos.

Ningún niño necesita muchos juguetes ni grandes juguetes. Al jugar con tu hijo estimulas su iniciativa y creatividad. Además no hay un medio mejor para conocerle y que él te conozca a ti.

Quién no ha visto las maravillas que son capaces de hacer con una caja de cartón, o como el anuncio «del palo», las mil y una cosa que pueden hacer con uno!!

Los niños son creatividad pura y no necesitan grandes cosas para crear y jugar. Jugar con tu hijo es el mejor regalo que le puedes hacer. A la vez que os divertís juntos, es una bonita forma de educarle y enseñarle.

Pero claro que sí, también les encanta los regalos, las sorpresas, la sensación de qué habrá dentro del paquete.

Y a nosotros nos encanta buscar y conseguir el regalo que pensamos más ilusión les puede hacer y disfrutar de su carita al abrir lo paquetes.

Entremos en otro consejo, que habréis oído en otras ocasiones, pero no está de más recordarlo:

Limitar el número de regalos. Es mejor juntarse y hacer un regalo grande que 10 regalos pequeños. Los niños terminan saturados. Los primeros regalos los abren con gran ilusión y entusiasmo, pero si reciben muchos, terminan por no abrirlos o ni mirarlos. Un poco triste, no creéis?

Desde pequeños hay que inculcarles el valor de las cosas. Qué mejor momento que en fechas significativas como su cumpleaños o en Navidad.

Hablemos con la familia y concretemos número de regalos por casa. Incluso podemos organizar regalos conjuntos (de todos los tíos por ejemplo).

Ideas de juguetes según la edad:

Va a depender de lo que queramos fomentar en nuestros hijos y de sus gustos particulares.

El mejor juguete no es el más caro, sino el que mejor se adapta a la personalidad, edad y madurez del niño y que le permita, ante todo, jugar con su familia.

De 0 a 2 años:

El juguete preferido del bebé es su propio cuerpo. Lo está descubriendo y desarrollando sus sentidos. Les encanta que les hablen. Les encanta ir de paseo y disfrutar de un entorno lleno de estímulos y sensaciones.

En un entorno estimulante, no necesitan juguetes, con los estímulos normales del entorno y el contacto de los padres y familiares es suficiente.

Se encuentran en su etapa oral. Todo se lo llevan a la boca. Es de vital importancia tener en cuenta el material del que están hechos los objetos que se le faciliten para el juego y a los que tienen acceso.

En casa se les puede hacer «libros» con distintos tipo de telas, texturas, colores.Perrito juguete

Si preferimos comprar a elaborarlos nosotros. Los más convenientes son los

que se puedan chupar, morder, agarrar, aplastar, arrastrar, meter y sacar, y que suenen. Del tipo de mordedores, sonajeros, móviles, juguetes musicales, juguetes con distintas texturas.      

Cuando comienzan a andar les atraen los de arrastre y correpasillos o similares, pelotas de tela y apilables.

De 2 a 6 años:

Como especifiqué en el artículo anterior («El Juego»): Cuánto menos realistas y estructurados estén los juegos, más imaginación desarrollarán los niños. Es la fantasía la que permite el desarrollo físico, intelectual y emocional.

Cuando van creciendo y acceden a la televisión u otras casas, es cuando empiezan a plantearse juguetes comerciales, juguetes totalmente acabados que normalmente condicionan una determinada forma de juego.

– Acorde con esta premisa, para niños pequeños, menores de 4 años aproximadamente, es interesante plantearse juguetes lo más sencillos posible, que les permita usar su imaginación, que estimulen la fantasía y creatividad, a la vez que les permita asimilar sus experiencias : serían del tipo de pinturas, ceras, papel, arcilla, plastilina, cartón, bloques de construcción, bloques apilables, muñecas sencillas, coches básicos, animales de juguete, etc.

– Los disfraces, artículos domésticos de juguete, los equipos de medicina, son útiles también para estimular el juego de fantasía en niños pequeños.

– Comienzan a tener importancia los primeros juegos de mesa, como puzles, rompecabezas, lotos para identificar y relacionar imágenes, recipientes con distintas formas y tamaños (para meter agua, arena…). También les encanta los instrumentos musicales (xilófono, piano, maracas). A través del juego se introducen en el mundo de las matemáticas, la física y la lógica.libro

– Cuentos: a partir de los 2 años les encanta escuchar historias, una y otra vez.

Se las aprenden de memoria. Está comprobado que la lectura de cuentos a los niños,

les ayudan a desarrollar el lenguaje.

El mismo niño nos orientará acerca del tipo de juego y juguetes que más le convenga. Se puede confiar totalmente en el juego de los niños, ellos eligen lo que necesitan hacer, siendo muy improbable que acepten interferencias de objetos innecesarios.

De 6 a 9 años:

De los seis a los 9 años (siempre edades orientativas, cada niño es único), es la edad de la fuerza y la energía. Prueban sus capacidades físicas. Son muy recomendable artículos utilizados para el ejercicio físico, que les ayudan a liberar energía.

A la vez que surgen las primeras amistades, les encanta jugar con afines. Tienden a los juegos en grupo (deportes de equipos, escondite, pilla-pilla, carreras, etc).

– Son casi imprescindibles la bicicleta, patines, balones, canicas, peonzas, el yo-yo.

– Los títeres y marionetas, hilos o cordones para engarzar piezas, los kits para el descubrimiento y cuidado de la naturaleza, puzles, rompecabezas, las construcciones, legos, bloques de excavación.

– Juegos de mesa: con preguntas y respuestas sobre distintas materias, juegos de letras y números, ajedrez, damas…

Son capaces de entender las normas del juego y aplicarlas. Descubren una nueva forma de divertirse y les resultan sumamente atractivos. Importante que estén adaptados a su edad, y todos los jugadores entiendan y compartan las normas del juego, para evitar disputas innecesarias.

– Descubren el coleccionismo: de piedras, minerales, puntas de lapiceros, pegatinas, fichas…todo es coleccionable.

– Es muy probable que descubran los videojuegos. Les gusten, por supuesto. Pero lo normal en esta edad, como he indicado al principio, es la necesidad de liberar energía física. Lo importante es complementarlo todo. Pautar tiempos.

De 9 a 12 años:

– Son muy importantes los juegos que anticipan profesiones adultas, como por ejemplo juegos de física y química, de electricidad, microscopios. Les encanta descubrir y experimentar.

– Las construcciones, los mecanos a motor, las cometas, la iniciación en el modelismo (realizando aviones, barcos, casitas de muñecas) o los instrumentos musicales, que además pueden ser el inicio de un «hobby» que dure toda la vida.

– Las colecciones mantienen su atractivo e interés.

– Siguen disfrutando de los juegos de mesa, adaptados a su edad.

– Resultan también muy positivos aquéllos que fomentan las actividades en equipo, sean deportivas o intelectuales.

Más de 12 años:

– Comienza a desaparecer la necesidad de jugar. Es el momento de estimular las aficiones que se han ido adquiriendo a lo largo de la niñez o investigar en distintas actividades que faciliten el ocio.

La principal tarea de esta etapa es la construcción de la propia identidad.

Todo aquello que fomente sus aficiones (libros, música, deportes, ropa y los videojuegos) son los mejores regalos que se les puede hacer.

Conclusión:

Limitar el número de regalos.

Tener en cuenta al elegir los juguetes, la edad evolutiva del menor.

Valorar alternativas que respeten la creatividad y fantasía.

Partir de las necesidades y preferencias del niño y no de los gustos del adulto.

Los juegos y juguetes que sirven para que los padres compartan las experiencias lúdicas con sus hijos, resultarán muy beneficiosos para fomentar la relación familiar.

 

Lola Alaminos. Psicóloga infantil (colegiada nº 27322) y Doula.

Facebook: Abrazos y Sonrisas. Crianza con Amor

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *