El Escándalo de las Doulas, ¿Qué hacen realmente?

Estos días me he encontrado en los medios de comunicación una denuncia pública por parte del sector de enfermería hacia las doulas. Según los portavoces, las doulas es un grupo sectario, que lleva a cabo prácticas raras. Hasta de canibalismo…ya que fomentan el comerse la placenta o no cortar el cordón umbilical.

Soy licenciada en psicología, colegiada nº 27322, en Madrid. Experta en psicología perinatal, o lo que es lo mismo, en embarazo, posparto, crianza, psicología de la familia. En su momento consideré interesante ampliar mis conocimientos sobre embarazo y posparto. Y acudí a varios cursos que se impartían de forma multidisciplinar, como formación para doulas. Puedo asegurar que no había nada de oscurantismo en la formación. También es cierto que dichas formaciones no están homologadas ni regladas al día de hoy.

Dichos cursos fueron impartidos por matronas, médico tocoginecólogo (que desarrollaba su labor en un hospital público), y una doula con años de experiencia (licenciada en biología), todos con titulación oficial.

Estoy absolutamente sorprendida por las informaciones que se han vertido sobre las funciones que desarrollan las doulas y supuestas recomendaciones de ciertas prácticas. considero interesante aclarar este asunto.

  • Las Doulas no toman jamás decisiones médicas, ni siquiera intervienen activamente en el proceso del parto. Su función es de acompañamiento.
  • Funciones principales:

– Durante el embarazo:  informa sobre los cambios fisiológicos normales y los derechos que tiene una mujer durante el proceso del parto.

– En el parto: puede acompañar o no, depende de lo que quiera la pareja. Pero sólo es eso: acompañar. Se puede dar algún masaje, refrescar con gasas húmedas, etc, pero no se participa en el proceso de parto. El parto siempre es atendido por una matrona o matrón. También es la pareja la que se decide por parto hospitalario o en su domicilio. Hay matronas (tituladas) que atienden partos en casa. Sólo se atiendan en casa partos que cumplen ciertas condiciones, de embarazos que no han presentado ninguna complicación, en los que todas las pruebas realizadas están bien.

– El momento que a mí me resulta más importante es el posparto, en el que la mamá está  más vulnerable y adaptándose a la maternidad. Se aporta acompañamiento y soporte emocional principalmente.

Antiguamente esta labor se llevaba a cabo por la familia. En la actualidad es más complicado: ciudades muy grandes, familias más pequeñas, etc.

Si la doula además es asesora de lactancia, también puede apoyar en este sentido, si la madre ha optado por la LM para alimentar a su bebé.

  • También se ha criticado el hecho de que haya mujeres que opten por un parto natural, es decir sin analgesia epidural. “Como en el siglo pasado”, venía a decir la portavoz.

Es fantástico tener diversos recursos, porque cada uno puede elegir el que mejor se adapta a su persona.

En mi caso particular, decidí parir en un hospital de la Seguridad Social, con buena fama en maternidad y neonatología. Pedí la epidural, no quería parir con dolor. Pero mi decisión no se consolidó. Me tocó una residente que no fue capaz de ponerme la analgesia. Tras múltiples pinchazos realmente dolorosos, la matrona recomendó dejarlo, viendo lo que pasaba. Parí de forma natural, (con episotomía incluida).Según el informe del Consejo de Enfermería como en el siglo pasado. Pero no por una decisión personal, ni en mi casa…

Me consta que mi caso trascendió, que fue comentado entre los médicos anestesistas. Espero sirviera de algo.

Estas cosas pasan. La diferencia radica en que sea una elección o no. En que uno pueda elegir o no. Yo elegí una cosa y ocurrió la contraria.

  • El hecho comentado en los medios por estos profesionales de la enfermería que más me ha impactado ha sido el de comerse la placenta. No conozco a nadie que haya recomendado que se coman o guarden la placenta…Sí es verdad que hay culturas que lo hacen, se llevan la placenta para enterrarla, o la guardan, como quien guarda la pinza del cordón con la pielecilla que queda. Pero no se puede confundir respetar, con recomendar. La Doula en España no recomienda semejantes prácticas. En otros países lo desconozco.

No obstante, como en cualquier profesión, hay profesionales excepcionales y mediocres. Igual que nos informamos cuando vamos a hacer una obra o comprar un coche, de las diferentes opciones, precios, lo que nos ofrece cada uno, etc. Mucho más cuando se trata de nuestra salud.

Antes de elegir un/a psicólogo/a o una doula, etc, lo conveniente es buscar. Indagar e informarse de cual se ajusta a nuestras necesidades.

  • Respecto al cordón umbilical: hay profesionales de la salud que recomiendan no cortarlo inmediatamente, sino esperar hasta que deje de latir (cuestión de unos pocos minutos). De esa manera se ha demostrado que los bebés tienen ausencia o menor falta de hierro (anemia). Pero eso no es lo mismo que no cortar el cordón hasta que se pudra…De verdad no salgo de mi asombro con semejantes afirmaciones.

Hay estudios al respecto por si se quiere profundizar en este asunto.

  • También me parece importante destacar que los profesionales que trabajan en maternidad, no necesariamente tienen formación y conocimientos en lactancia materna (LM). Hay reales deficiencias al respecto.

Voy a compartir, muy brevemente, un suceso fuera de lugar vivido recientemente. Un familiar cercano cuya decisión era alimentar a su bebé con LM (le dieron un folleto y nadie se paró a ver si el enganche era correcto, por ejemplo). Además una enfermera  de planta (claramente probiberón) del hospital público en el que hallaba, no cejó en su empeño hasta que al bebé se le metió un biberón en la boca, llegando a la violencia verbal. Es increíble que cierto personal sanitario en maternidad tenga un desconocimiento tal sobre asuntos como la lactancia materna, y tal necesidad de reafirmarse e imponer sus propias creencias.

No pasa nada porque la criatura se tome un biberón, pero sí por tener esas formas  con una recién parida. Quizás si hubiera estado acompañada por una persona experta en LM, hubieran vivido esta desagradable situación de otra manera.

Gracias a la perseverancia de la reciente mamá, al asesoramiento por parte de la matrona del centro de salud y mi experiencia,  sigue lactando a su peque.

Muchas doulas tampoco son expertas en LM.

 

Conclusión: Una verdadera Doula informa, y los padres deciden. La doula siempre respeta la decisión tomada por los padres. La Doula nunca decide, no es su cometido.  Puede acompañar en el proceso de parto, pero jamás lo atiende, es cometido de la matrona o matrón.

About The Author

Licenciada en psicología por la UAM. Colegiada Número 27322. Especializada en psicología de la maternidad, puerperio y crianza, así como en atención a padres. Doula de embarazo y postparto. Charlas y asesoramiento a padres, sobre distintos aspectos en la crianza respetuosa de sus hijos. Madre de dos niños. Fundadora y administradora de “Abrazos y Sonrisas. Crianza con Amor” en Facebook. Otras actividades desempeñadas: Responsable de la puesta en marcha de talleres de Intervención Socioeducativa en menores con riesgo de exclusión social. Proyecto de Adaptación Social en chicos con fracaso escolar, a través de la aplicación del P.E.I.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *